Archivo de la categoría: Genitourinario

Hernia inguinal en niños

Una hernia inguinal consiste en la salida de contenido del abdomen por el canal inguinal. En la piel del niño esto se aprecia como un bulto o tumoración en la zona inguinal. Es mucho más frecuente en varones.

Durante la vida fetal la grasa que recubre el aparato digestivo y los órganos abdominales abre un conducto que llega hasta el escroto, que es donde se alojan los testículos. Esto permite que los testículos desciendan y luego este conducto normalmente se cierra, pero puede que quede abierto de forma que parte del contenido del abdomen puede salir hacia el canal inguinal, generando una hernia inguinal. El contenido de la hernia suelen ser partes del aparato digestivo.

Sigue leyendo

Menstruación dolorosa o dismenorrea

La dismenorrea consiste en la presencia de dolor durante la menstruación (o «regla», como se suele denominar de forma común). Este dolor puede llegar a ser tan elevado de forma que impida a la adolescente realizar su vida normal durante los días en que lo padece, lo que lo puede convertir en un auténtico problema.

Hay dos tipos de dismenorrea. La dismenorrea primaria es aquella en la que no existe un proceso de fondo (como una enfermedad) que la esté originando. Ocurre porque el endometrio (la mucosa que recubre el útero por dentro) segrega una serie de sustancias (denominadas prostaglandinas) que hacen que la parte muscular del útero se contraiga y estas contracciones son las que producen el característico dolor.

Sigue leyendo

Ya disponible la «Guía de supervivencia para padres novatos»

_papel_200Un recién nacido siempre es una fuente de alegría pero también de incertidumbre. Desde antes del parto los padres ya adquieren una responsabilidad que puede ser fuente de ansiedad, planteándose si lo harán bien. El objetivo de esta guía —disponible en digital y en papel y de la que puedes consultar el índice y los primeros temas— es ayudar a los padres desde antes del parto para que puedan aprender qué pueden esperar de su futuro hijo, y un manual de consulta para afrontar los problemas que pueden surgir una vez que ya tienen a su hijo con ellos.

En la primera mitad se explica el aspecto normal de un recién nacido, su desarrollo neurológico inicial y cómo se adapta y reacciona el niño a su nuevo entorno. Se trata el sueño y cómo generar buenos hábitos de este y, por supuesto, cómo interpretar el llanto del bebé para saber qué es lo que quiere o necesita. También se detalla la lactancia materna y artificial y cómo evolucionan las deposiciones, sin olvidar la higiene, los cuidados del cordón umbilical, la ropa, los paseos, la seguridad y la prevención de accidentes. Y algo que pocos padres conocen, los signos de alerta más fiables que de verdad pueden avisar de que algo no marcha bien, y consejos para conocer y prevenir la temida muerte súbita.

En la segunda mitad se relatan los problemas, dudas o motivos de consulta más frecuentes como la presencia de gases, bocanadas, temblores, tos, mocos o incluso la ictericia. De la piel se explican las principales manchas o marcas, las dermatitis, las infecciones o las lesiones como posibles bultos, tumoraciones e incluso hernias. De la cabeza se comentan las deformidades del cráneo, su tamaño o los problemas en el pelo como la costra láctea o la calvicie. De los ojos se explican los ojos bizcos, las conjuntivitis o por qué a veces no dejan de lagrimear. A nivel digestivo se tratan las intolerancias y los estreñimientos. A nivel osteomuscular, las posibles lesiones de brazos, clavículas, caderas e incluso parálisis de nervios. En los genitales, las adherencias de los labios en las niñas y la fimosis y la ausencia de testículos en niños. Por último se explican cuadros como la fiebre, poco habitual en estos niños, o los llamados «soplos» en el corazón.

Esta guía está realizada con información científica avalada por autores de prestigio y por las sociedades americana y española de pediatría, pero también basada en mi experiencia personal de quince años tratando con niños, en la que he aprendido que no todo viene en los libros y que, en la mayoría de las ocasiones, el miedo y la incertidumbre se solucionan con información, pura y simple información explicada de forma sencilla.

Pronto estará disponible en formato papel y en digital. Y si se adquiere en formato papel, Amazon incluirá la versión Kindle completamente gratis. Más información aquí.

Orquitis o inflamación del testículo (escroto agudo)

El escroto agudo es un cuadro de dolor e inflamación aguda del escroto, que es la envoltura que alberga los testículos en su interior. Puede afectar a uno o ambos lados del escroto y puede estar originado por varias causas. Las más frecuentes en pediatría son la torsión testicular (sobre todo en niños preescolares), la torsión de hidátide (escolares) y los cuadros de orquitis y epididimitis (más frecuentes en adolescentes). Ante un cuadro de escroto agudo se debe acudir siempre a un servicio de urgencias de pediatría en ámbito hospitalario. En este post se trata la orquitis.

La orquitis es la inflamación de uno o de ambos testículos, generalmente producida por una infección. Normalmente es un proceso de origen infeccioso que puede estar producido por varios gérmenes. Entre las causas que pueden favorecer la producción de una orquitis se encuentran las epididimitis, los traumatismos de la zona testicular, las parotiditis u otras infecciones que afectan a otros órganos, aunque estén alejados, como sucede en el caso de las parótidas (glándulas salivares).

Sigue leyendo

Torsión testicular (escroto agudo)

El escroto agudo es un cuadro de dolor e inflamación aguda del escroto, que es la envoltura que alberga los testículos en su interior. Puede afectar a uno o ambos lados del escroto y puede estar originado por varias causas. Las más frecuentes en pediatría son la torsión testicular (sobre todo en niños preescolares), la torsión de hidátide (escolares) y los cuadros de orquitis y epididimitis (más frecuentes en adolescentes). Ante un cuadro de escroto agudo se debe acudir siempre a un servicio de urgencias.

La torsión testicular consiste en un giro del testículo, generalmente sobre sí mismo, de forma que al girar puede retorcer los vasos sanguíneos que lo irrigan y las estructuras que llegan hasta él. Esto genera un cuadro grave de dolor e inflamación, cuyo mayor problema reside en que la falta de aporte sanguíneo aumenta aún más la inflamación y puede llegar a comprometer el testículo. Tanto, que si no se resuelve, la viabilidad del órgano puede empezar a comprometerse de forma muy seria en tan sólo cuatro horas de evolución. Ante su sospecha siempre se debe acudir a un centro hospitalario.

Sigue leyendo

Amenorrea, falta de la menstruación o de la regla

打印La amenorrea es la ausencia de menstruación (conocida también como regla) y puede ser de dos tipos. La que se denomina primaria es la que ocurre en las adolescentes que nunca han tenido la regla. La edad a la que las niñas suelen tener su primera regla (denominada menarquia) suele ser muy parecida a la de sus madres, pero en cualquier caso se empieza a sospechar amenorrea primaria en niñas a partir de los 16 años si ya han desarrollado.

La secundaria ocurre en chicas que han tenido la regla y dejan de tenerla. La primera causa a descartar siempre en una amenorrea secundaria debe ser un embarazo, aunque hay otras muchas causas que la pueden producir y que se explican en esta entrada.

Sigue leyendo

Candidiasis o infecciones por hongos

Las candidiasis son de las infecciones por hongos más frecuentes en la infancia, y son las que están producidas por cándidas, un tipo de hongo bastante común. Pueden aparecer de muy diversas formas, siendo algunas de ellas muy frecuentes en la edad infantil.

La cándida es un hongo presente en el medio ambiente que coloniza de forma normal a todos los niños, pero solo produce infecciones en situaciones determinadas, como por ejemplo alteración de la flora normal de la piel o de las mucosas, como ocurre al tomar antibióticos. Esto es lo más frecuente y generalmente las infecciones son bastante leves. Pero también pueden verser en enfermedades crónicas o con tratamientos de base que puedan generar cuadros de inmunodepresión en el niño, aunque en estos casos se suelen dar las formas más graves de infección por este hongo.

Sigue leyendo

Pubertad retrasada o retraso en el desarrollo sexual

La pubertad retrasada se produce en los niños de 14 años y en las niñas de 13 en los que aún no se ha iniciado la pubertad. Es más frecuente en los niños y la causa más frecuente, con mucha diferencia, es el retraso constitucional del crecimiento y del desarrollo (RCCD).

También se suele considerar que hay pubertad retrasada cuando tampoco se ha presentado el estirón puberal en esas mismas edades. Para que se considere que un niño ha iniciado la pubertad es necesario que exista un aumento del volumen testicular. En las niñas el inicio de la pubertad es el crecimiento de las mamas. El inicio de la pubertad se relaciona con la edad ósea, más que con la cronológica. La edad ósea se corresponde con la presencia de más o menos cartílago de crecimiento en los huesos y se valora mediante radiografías, generalmente de la mano izquierda.

Sigue leyendo

Adherencias vulvares (sinequias de labios menores)

Las sinequias vulvares (o adherencias de los labios menores) son pequeñas adherencias que se producen entre los labios menores de las niñas pequeñas, que suelen verse entre los tres meses y los cuatro años y a veces dan la sensación de que las niñas tienen la vulva cerrada.

Parece que se producen por una inflamación de la zona producida por pequeñas retenciones de orina que la irritan. Esta inflamación generaría un leve aumento de flujo que en un momento dado puede llegar a adherir ambos labios menores.

Como las sinequias pueden facilitar aún más la retención de orina, se genera un círculo vicioso que favorece su formación. También puede verse por cuadros de irritación.

Sigue leyendo

Talla baja. Retraso constitucional del crecimiento y del desarrollo (RCCD)

El retraso constitucional del crecimiento y del desarrollo (RCCD) es un cuadro en el que lo más característico suele ser la presencia de un retraso puberal o retraso en el inicio de la pubertad.

La talla del niño es un motivo frecuente de preocupación ya que es inevitable compararla a la de otros niños. La talla normalmente se valora en relación a la edad del niño y en función de unos valores que se consideran normales.

Se suele decir que existe una talla baja cuando la talla del niño está por debajo del percentil tres de la tabla para su edad. Esto significaría que sólo un 2-3% de los niños de su edad son más bajos que él. Sin embargo para valorar la talla es necesario valorar también la velocidad de crecimiento, un dato muy importante y que también se ajusta por edad y por unas tablas de referencia. El problema de la velocidad de crecimiento es que necesita mediciones seriadas y separadas como mínimo por meses.

Sigue leyendo