Archivo de la categoría: Síntomas comunes

Sabañones en niños

Los sabañones son unas lesiones que se producen en zonas como las manos o los pies, como consecuencia del frío. Normalmente se ven como erupciones de color rojizo aunque a veces se ven con aspecto ulcerado. Suelen verse de forma típica en las orejas, las manos, los pies y otras zonas de la piel que están más expuestas al frío.

Además del aspecto característico estas lesiones pueden picar o incluso llegar a doler. Al cabo de unas días pueden pasar a fase de costra. Suelen durar varias semanas y posteriormente desaparecen. Son típicas de la época invernal y en zonas de más frío cuando los niños llevan zonas expuestas a temperaturas bastante bajas.

Sigue leyendo

Picaduras, mordeduras o lesiones por animales marinos (peces, medusas, erizos u otros) en niños

Existe un conjunto de lesiones como picaduras, mordeduras u otras que pueden estar producidas por animales marinos. En general se producen en la playa, donde los que con más frecuencia pueden producir lesiones en la edad infantil son las medusas, los erizos y algunos tipos de peces.

El mecanismo de producción de la lesión es diferente en cada uno de ellos. Por ejemplo, las medusas suelen producir una lesión por irritación, los erizos una herida por efecto de sus púas, y los peces generalmente por mordeduras.

Sigue leyendo

Lunar o nevus de Ito

El lunar o nevus de Ito es es un tipo de lunar que de forma típica se localiza en la zona del hombro, tanto por delante (por encima de la clavícula) como en la espalda (en la región del omóplato).

Normalmente no se decolora con el tiempo y en caso de ser de gran tamaño se puede beneficiar de ciertos tratamientos, como determinados tipos de láser. En general el pronóstico es bueno, al igual que sucede con el resto de lunares, siempre que no crezca o aparezcan alteraciones en la forma o en el color, sobre todo de forma rápida.

Sigue leyendo

Lunares y nevus en niños.

LunarLos nevus o lunares son pequeñas zonas o manchas de color más oscuro de la piel que normalmente se corresponden con variaciones de la pigmentación. Son los lunares que todos conocemos, solo que lo normal es que al nacimiento no estén presentes y que vayan apareciendo a medida que el niño va creciendo.

Qué complicaciones pueden producir
En caso de estar presentes al nacimiento (o en cualquier otra edad) se deben observar a lo largo de toda la vida del niño ya que todo lunar tiene un potencial riesgo de malignización, mayor cuanto más grande o abultado sea, y más si se producen cambios en poco tiempo.

Sigue leyendo

Mancha mongólica en recién nacidos

La mancha mongólica es una característica mancha de color gris azulado que se suele ver en la zona del sacro, es decir, por encima de las nalgas del recién nacido. Es muy frecuente ya que se puede ver en un altísimo porcentaje de los recién nacidos de raza negra y asiática (de hecho, es típica en ciertas regiones de Mongolia, de ahí su nombre) y en un elevado porcentaje de los recién nacidos de raza blanca.

No se conoce exactamente la causa de por qué se produce pero al parecer es por un exceso de células, que confieren el típico aspecto oscuro de la piel. No tienen relación con ninguna enfermedad o proceso grave.

Sigue leyendo

Lesiones de cabeza superficiales en el recién nacido. Cefalohematoma.

El cefalohematoma es una lesión que se produce en la cabeza del recién nacido, relacionada con el trabajo del parto. Se produce por el trabajo del parto, de forma que se produce acumulación de sangre o de líquido justo por debajo del cuero cabelludo del niño pero, a diferencia de lo que sucedía en el caput, aquí esto sucede de forma limitada a las suturas de los huesos del cráneo.

Es una de las dos lesiones de cabeza superficiales en el recién nacido más frecuentes. La otra es el caput sucedaneum, que es mucho más frecuente. Sigue leyendo

Manchas café con leche en la piel en niños

Las denominadas manchas café con leche en la piel de los niños son relativamente frecuentes, sobre todo cuando se presentan de forma aislada. No se conoce el origen en muchos de los casos, aunque podrían estar relacionadas con determinados síndromes que determinan o favorecen su aparición.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y hacerse visibles durante los primeros meses de vida. Suelen ser de origen genético.

Sigue leyendo

Lesiones de cabeza superficiales en el recién nacido. Caput sucedaneum.

El caput sucedaneum es una lesión que se produce en la cabeza del recién nacido que se genera durante el trabajo del parto al producirse roturas de capilares y acumulación de sangre justo por debajo del cuero cabelludo del niño. Es muy frecuente y se ve en muchos partos normales. Es una de las dos lesiones de cabeza superficiales en el recién nacido más frecuentes. La otra es el cefalohematoma, que es bastante menos frecuente.

Lo característico es que se produce un acúmulo de sangre por debajo del cuero cabelludo del niño, muy característico ya que le da a la cabeza un peculiar aspecto ovalado, como estirada hacia arriba. Puede ser grande y de márgenes poco definidos.

Sigue leyendo

Lentígines

Las lentígines son lesiones muy pequeñas, de color marrón y de aspecto ovalado que parecen pecas, pero la diferencia con estas es que el sol no influye en su coloración y en que esta es más uniforme.

Pueden verse tanto en la piel como en las mucosas, por lo que por ejemplo no son raras en los labios, por dentro de la mucosa oral o incluso hasta en las conjuntivas de los ojos, es decir, por dentro de los párpados superiores o inferiores.

Sigue leyendo

Ictericia o color amarillo en el Recién Nacido

La ictericia o color amarillo en el recién nacido es un cuadro caracterizado por la presencia de un color amarillento en el recién nacido y que se puede ver en los primeros días de vida y bajo unas condiciones concretas. Ocurre casi en la mitad de los recién nacidos a término, siendo incluso más frecuente verla en los pretérmino, aunque en estos se debe vigilar más estrechamente. Es más frecuente en los varones y en niños en los que hay antecedentes familiares de ictericia.

La ictericia se produce como consecuencia del aumento de las cifras de bilirrubina en sangre. Esto se debe a que al nacer se produce una rotura normal de los hematíes, las células rojas de la sangre que son las que contienen esa bilirrubina. Además el hígado capta con menos eficacia esta bilirrubina para poder transformarla y eliminarla. Por eso aumentan las cifras de bilirrubina, sustancia que produce el conocido color amarillento de los ojos y de la piel. El problema es que esta bilirrubina puede ser dañina para el cerebro del recién nacido bajo determinadas condiciones.

Sigue leyendo