Archivo de la etiqueta: infección

Fiebre reumática en niños

La fiebre reumática es una enfermedad inflamatoria seria en la que lo característico es que puede afectar a corazón, articulaciones, sistema nervioso y la piel, que afortunadamente es poco frecuente en edad infantil. Suele darse más en niños de cinco a dieciocho años y parece que es un poco más frecuente en climas fríos y húmedos.

Suele aparecer tras una infección de la garganta por un germen denominado Streptococo del grupo A, que típicamente se suele ver unas semanas antes de empezar el cuadro de fiebre reumática. El verdadero riesgo ocurre cuando se padecen brotes repetidos por este germen que no reciben tratamiento o el que reciben no es de forma adecuada. Los casos que son correctamente tratados con el antibiótico adecuado y que eliminan el streptococo de la garganta suelen prevenir la aparición de la fiebre reumática.

Sigue leyendo

Tétanos

El tétanos es una enfermedad infecciosa grave causada por una toxina que a su vez está producida por una bacteria, el Clostridium tetani, más conocida como tétanos. Esta bacteria reside en el suelo en forma de esporas, donde puede aguantar años, sobre todo en la tierra, por lo que es más frecuente en el campo.

El problema reside cuando entran en contacto con una herida contaminada con tierra, lo que se llama una una «herida sucia». La bacteria se puede activar y comenzar a fabricar su toxina, que puede producir un daño muy severo. La toxina, llamada tetanospasmina, llega al sistema nervioso a través de las heridas, produciendo un cuadro grave y potencialmente letal.

Sigue leyendo

Picaduras, mordeduras o lesiones por animales marinos (peces, medusas, erizos u otros) en niños

Existe un conjunto de lesiones como picaduras, mordeduras u otras que pueden estar producidas por animales marinos. En general se producen en la playa, donde los que con más frecuencia pueden producir lesiones en la edad infantil son las medusas, los erizos y algunos tipos de peces.

El mecanismo de producción de la lesión es diferente en cada uno de ellos. Por ejemplo, las medusas suelen producir una lesión por irritación, los erizos una herida por efecto de sus púas, y los peces generalmente por mordeduras.

Sigue leyendo

Neumonía en niños

Las neumonías son infecciones pulmonares o de vías respiratorias bajas. Consisten en una inflamación que se produce en los pulmones, generalmente de origen infeccioso, y que da un cuadro característico con síntomas respiratorios que son los que suelen ayudar a hacer el diagnóstico.

La mayoría de los casos son de origen infeccioso y en concreto se generan por virus, aunque en los niños menores de seis meses y en muchos niños mayores la causa también puede ser una bacteria. Una de las bacterias más frecuentes es el neumococo, aunque en los recién nacidos y lactantes las que suelen producirlas son los estreptococos y los estafilococos, que pueden dar cuadros severos. El contagio se suele producir por vía aérea, por las secreciones que los niños enfermos expulsan con la tos.

Sigue leyendo

Heridas por mordeduras en niños

Las heridas por mordeduras en la infancia son lesiones producidas por mordiscos o bocados producidos por animales (lo más frecuente) o por otros niños. Es un cuadro relativamente frecuente en edad infantil, siendo las mordeduras más frecuentes las producidas por perro, y las de gato en segundo lugar. Las mordeduras por el hombre no son raras en la edad infantil, ya que es fácil que los niños se muerdan entre ellos jugando o en peleas de guardería o de patio de colegio. Un caso especial son las mordeduras producidas por ratas, que son poco frecuentes en pediatría pero pueden producirse en determinados sitios como por ejemplo en el campo. Las mordeduras producidas por perros suelen ser sobre todo en manos, pies y en extremidades. Las de gato suelen verse sobre todo en las manos, concretamente en los dedos.

Sigue leyendo

Heridas en los niños

打印Las heridas en la edad infantil son un cuadro muy frecuente ya que pueden verse casi a cualquier edad y en casi cualquier situación.  Son múltiples las causas por las que un niño se puede hacer una herida, aunque en la mayoría de los casos suele ser jugando con algún objeto cortante o punzante o golpeándose, ocurriendo con más frecuencia en el ámbito del hogar.

Los sitios más frecuentes donde se suelen producir las heridas son la cabeza, la cara, las manos y las piernas. La herida puede producirse de muchas formas y por lo tanto puede ser incisa (en forma de corte, que por lo general se acompaña de sangrado) o contusa (en forma de golpe, que puede que sangre menos). También puede ser limpia o sucia en función del grado de contaminación. Las anfractuosas son las que tienen bordes muy desestructurados y suelen producirse por desgarramientos o aplastamientos. Estas son menos frecuentes y suelen requerir asistencia en centros sanitarios.

Sigue leyendo

Infección de la piel (impétigo)

El impétigo, en sus formas contagiosa o ampollosa, es una infección superficial de la piel y puede afectar a cualquier zona de esta. Está producida por bacterias. El impétigo contagioso suele estar producido por Streptococo aureus, mientras que la forma ampollosa suele estar producida por el Staphylococo aureus.

Pueden aparecer como infecciones secundarias a cualquier tipo de lesión de la piel como un simple rascado o bien heridas, secuelas varicela, erupciones alérgicas o cualquier otro proceso. Se ven con mucha frecuencia en casi todas las dermatitis, que predisponen a la infección por estos gérmenes. Son más frecuentes en las zonas más calientes, húmedas y con menor higiene, como los pliegues. Es muy contagiosa y se ve sobre todo en edad preescolar y escolar. La forma ampollosa puede verse también en los recién nacidos, sobre todo en el área del pañal.

Sigue leyendo

Orquitis o inflamación del testículo (escroto agudo)

El escroto agudo es un cuadro de dolor e inflamación aguda del escroto, que es la envoltura que alberga los testículos en su interior. Puede afectar a uno o ambos lados del escroto y puede estar originado por varias causas. Las más frecuentes en pediatría son la torsión testicular (sobre todo en niños preescolares), la torsión de hidátide (escolares) y los cuadros de orquitis y epididimitis (más frecuentes en adolescentes). Ante un cuadro de escroto agudo se debe acudir siempre a un servicio de urgencias de pediatría en ámbito hospitalario. En este post se trata la orquitis.

La orquitis es la inflamación de uno o de ambos testículos, generalmente producida por una infección. Normalmente es un proceso de origen infeccioso que puede estar producido por varios gérmenes. Entre las causas que pueden favorecer la producción de una orquitis se encuentran las epididimitis, los traumatismos de la zona testicular, las parotiditis u otras infecciones que afectan a otros órganos, aunque estén alejados, como sucede en el caso de las parótidas (glándulas salivares).

Sigue leyendo

Faringitis, amigdalitis y faringoamigdalitis

La faringitis, la amigdalitis y la faringoamigdalitis son inflamaciones, generalmente por procesos infecciosos leves, de la faringe (la garganta) y las amígdalas (órganos defensivos en forma de pelotas situadas a ambos lados de la garganta y que son fáciles de ver en niños más pequeños). Es uno de los cuadros más frecuentes en pediatría y afecta sobre todo a niños de entre los cuatro años y la adolescencia. Son especialmente frecuentes en los meses de invierno y no es raro que se repitan en el mismo invierno, sobre todo en los niños más pequeños. Su origen habitualmente es infeccioso, y puede estar producida por virus, lo más frecuente sobre todo en preescolares; o bacterias, que son algo menos frecuentes que las virales y suelen dar cuadros con más síntomas, sobre todo en niños en edad escolar.

Sigue leyendo

Enfermedad pie mano boca

La enfermedad pie mano boca es una infección producida por un virus, es bastante común y genera un cuadro muy característico en el que destacan la fiebre y una erupción cutánea muy localizada en los pies, las manos y la boca. Generalmente está producida por dos virus, el Coxsakie A16 y el Enterovirus 71.

Se transmite por vía respiratoria o bien por vía fecal-oral en el caso del enterovirus, que es un virus que suele afectar al intestino. La enfermedad en sí es bastante contagiosa, por lo que es fácil que cuando se da un caso en un colegio o en una guardería muchos otros niños la padezcan, sin que eso suponga que se esté ante alguna epidemia o que haya que aislar a los niños, al no ser en general una enfermedad grave y que se limita a un proceso que suele durar unos pocos días. Sí hay una serie de medidas que pueden ayudar a su tratamiento y a evitar el contagio.

Sigue leyendo