Panteón, de Carlos Sisí

En un blog que se llama no todo es pediatría, no todo puede ser pediatría. Así que en esta entrada aprovecho para hacer un breve comentario de uno de los últimos libros que me he leído, Panteón de Carlos Sisí.

Lo hago con él por varios motivos. Primero, porque es un autor que descubrí gracias a la magia de Internet, el boca a boca y las redes sociales. Segundo, porque su historia lógicamente me ha encantado. Él no se dedica solo a escribir, de hecho tiene un trabajo y lo de escribir lo hace por afición. Pero esa afición la desarrolla tan bien que al final se está abriendo un camino que no parece tener techo. El último motivo es que es una persona cercana y cariñosa, de esas que hace tu periplo por el día a día mucho más grato. Y dado que acabo de terminar dos libros y uno de ellos era el suyo, he decidido comenzar esta sección con él.

No me considero un crítico literario, solo un lector empedernido que además tiene la suerte de tener dos obras publicadas, esa es mi única acreditación. Es decir, que la opinión que vierto es mía, solo mía, y no obedece a ningún depurado o manido manual de estilo de ninguna empresa o corporación que guíe mis pasos.

Panteón es un libro de ciencia-ficción, esto es palpable desde la portada. El planeta Tierra ha desaparecido hace más de 10.000 años y el hombre coloniza una pequeña porción de planetas y sistemas. Y como el hombre es hombre, nos encontramos de todo nada más comenzar a leer: encargados de poner orden (la gente de La Colonia), mercenarios espaciales (como los Sarlab) y por supuesto chatarreros (los dos protagonistas de la novela). También hay una mujer que, sin reventar absolutamente nada, me recuerda mucho a Samus Arán, la protagonista de la saga Metroid de Nintendo (guiño a frikis).

Si a ese elenco de personajes le unimos un planeta extraño, apartado y que esconde más de un secreto que mantendrá en vilo al lector, tenemos el cóctel perfecto para una historia de ciencia-ficción que intenta recuperar el estilo más puro de este género. Ojo, no hay que confundirse, el hecho de que el libro cumpla casi a la perfección los paradigmas del género no significa que se parapete tras largas explicaciones sobre los mecanismos que se desarrollan y mueven en el futuro.

Lejos de eso, Carlos Sisí habla de caños de iones o de plasma con facilidad, dando solo las explicaciones precisas para que el lector sepa qué diferencia cabe esperar con el uso de cada tecnología. Vamos, que prima la acción sobre la descripción (y muy claramente, además) y eso es algo que se agradece. Todo envuelto en ciencia-ficción de la pura, de la de verdad, y en un futuro muy oscuro (me gusta que el futuro del hombre sea oscuro, al paso que vamos ya sabemos todos que es la única posibilidad que tenemos) que hace todo muy plausible.

La historia es rápida, tiene gancho, intriga, acción y por supuesto más de una sorpresa. Es un libro encantador de leer porque es rápido, se entiende y no busca complicaciones. Soy de los que piensa que hacer las cosas sencillas es bastante complicado. Pues bien, aquí Carlos Sisí resuelve la papeleta de inventarse el futuro con nota. La historia, dentro de que es ciencia-ficción, resulta creíble y atrapa al lector. Y solo vuelves a la realidad cada vez que cierras el libro, no durante su lectura.

Humildemente pienso que Panteón es un gran libro. Digo lo de humildemente porque otros que saben mucho más que yo le han otorgado el Premio Minotauro, un referente bastante más válido que mis sensaciones. Pero eso no me frena de decir que pienso que Carlos Sisí lleva un gran camino, el de los grandes escritores. El único defecto (por llamarlo de alguna forma) del libro puede ser que pertenezca a un género, el de la ciencia-ficción, tan denostado actualmente en la literatura. Algo que es una pena, pues la ciencia-ficción sí que triunfa en series de televisión, cine y cómics. Y las buenas historias como la de Panteón son el principal sustento de esos medios. Espero que esto pronto cambie, algo que muchos deseamos con ganas. Estoy seguro de que con libros como este el futuro de la ciencia-ficción tiene muchos motivos para alegrarse.

En resumen, Panteón es una space opera en toda regla, una de esas aventuras épicas que enganchan al lector y lo sacuden entre sus páginas con tanta facilidad que es fácil desear poder adelantarse miles de años en el futuro para vivir historias similares.

Quién sabe, a lo mejor algún día este libro no se considera tan ficticio… 😉

Tienes Panteón disponible tanto en digital como en formato papel.

Si te ha gustado esta entrada, puedes apoyarme comprando o recomendando mi última novela, Holocausto Manhattan, en digital o en formato papel. Te lo agradeceré mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s