La potencia de Nintendo Switch no se mide en teraflops. Se mide en magia.

Nintendo Switch Preview Event

A finales de octubre publiqué esta entrada, titulada «Por qué Nintendo Switch me genera dudas», en la que exponía los muchos interrogantes que me habían surgido sobre la consola después de aquella primera presentación que ahora parece tan lejana. Terminaba aquel post diciendo «Ojalá sea yo el que se equivoca. Nada me alegraría más». Pues bien, después de haber visto lo presentado en enero y todo lo que se ha escrito y hablado después tanto en decenas de webs como en diversos foros he de decir, con profunda alegría… que efectivamente me equivoqué. Switch, la nueva consola de Nintendo, ya no me genera dudas. Ni para comprarla incluso de salida. Veamos por qué.

Lo primero que criticaba era el nombre. Este sigue sin gustarme, pues no lo veo del todo acertado pero con el tiempo he apreciado que está siendo un nombre fácil de asimilar y de asociar a la consola, con lo cual disminuye mi miedo a repetir el fiasco de Wii U, una consola que muchos no sabían lo que era, entre otros motivos por su nombre, bastante desafortunado. También hablaba en su momento de que el concepto de consola de Switch no parecía claramente enfocado a un público específico. Señalaba que aquellos que podrían pagarla, los que trabajan, iban a tener poco tiempo para jugar en la calle con los amigos. Y aquellos que sí tenían tiempo para jugar con colegas, principalmente los estudiantes, no iban a tener dinero para poder pagarla. Pero como hemos constatado, Nintendo está lanzando un mensaje claro: es una consola para todos. La comprarán padres para sus hijos y jugarán juntos, la comprarán jóvenes para jugar en grupo y, sobre todo, la compraremos muchos de los que vivimos esa época dorada de los videojuegos, los ochenta.

nintendo-switch-hands-on-13En relación con ese concepto de consola, hablaba también de su precio. Y es que mucho se ha comentado sobre este aspecto estas semanas. Claro, después de esa ilusión —basada en rumores— de que iba a costar 250€, muchos nos llevamos las manos a la cabeza al ver que la consola se iba a 330€ sin incluir ningún juego. Pero en estas semanas hemos descubierto una serie de características que nos han hecho modificar, y para bien, la percepción del precio de la consola: a ver, Switch es una consola de sobremesa que también nos permitirá jugar en cualquier lugar gracias a una pantalla que en muchos medios señalan que se ve espectacular. También posee unos mandos extraíbles que están sorprendiendo por su respuesta y su vibración HD, que dicen es algo muy diferente a lo que conocemos. Y porque nos trae, por fin, un concepto parcialmente nuevo del modo multijugador, en el que con una sola consola, y casi en cualquier sitio, vamos a poder picarnos con cuatro amigos. O más, si juntamos varias consolas. Vamos, que parece que está enfocada para disfrutar en grupo, algo que parecía se había perdido en los videojuegos. Que sí, mucha gente juega con los amigos online pero, ¿quién no recuerda esas tardes míticas jugando a Super Mario Kart en Super Nintendo, en casa de un amigo? Pues esas tardes parecen que han vuelto.

maxresdefaultA eso hay que añadir que parece que Nintendo ha hecho bien los deberes en cuanto a software. Los juegos de salida parecían escasos, o al menos así lo refirieron en muchos medios y muchos usuarios indignados con la «parrilla» de lanzamiento. Pero si te paras a pensar, el día de su salida al mercado, la consola aparece con Zelda Breath of the Wild, nada menos. Un juego con el que podrías estar 60, 80 o 100 horas de juego fácilmente, como te dediques a explorar sus rincones o te empeñes en completarlo sin mirar absolutamente nada en Internet ni en ninguna guía. Pero es que le acompaña Super Bomberman R, un regreso en toda regla a esas gloriosas partidas a 4-5 jugadores de los noventa alrededor de un Amiga 500, una SNES o una Megadrive. O con juegos como 1-2 Switch, que muchos han criticado porque parece muy simple pero que vuelve a «revolucionar» esto de los videojuegos porque de nuevo nos obliga a cambiar el chip: no solo jugamos en grupo, sino mirando a la cara a nuestro rival, en vez de a la pantalla, e interaccionando de forma novedosa con los mandos. O Snipperclips, que parece un puzzle delicioso —y cooperativo, claro— que conquista a todo aquel que contempla un gameplay de solo unos minutos. Eso por citar solo algunos de los de lanzamiento. Y si te pones a nombrar títulos planificados para los siguientes meses, te encuentras con Mario Odyssey, Mario Kart 8 Deluxe, Xenoblade, Splatoon y un largo etcétera.


Puedes reservar Nintendo Switch en tiendas como Amazon España.
También tienes la posibilidad de reservar sus principales juegos y accesorios.


Otra de las dudas que me surgía era la de la batería. Nintendo dice que durará entre 3 y 6 horas pero todos sabemos que ese es un dato que tendremos que comprobar con la consola en la mano ya que, por buenas que sean las baterías, todas comienzan a estropearse en un momento dado. El espacio de los cartuchos tampoco parece que vaya a ser problema porque los juegos de las consolas de Nintendo no suelen ser muy pesados, aunque para otras compañías esto sí que puede resultar comprometido. Y esto enlaza con otro aspecto, el de la potencia. Y en esto, sinceramente, viene el meollo de la cuestión. Nintendo es una compañía que lo tiene muy claro:

gameboy¿A quién le importa la potencia?
Sí, sé que en esta época ya no podemos vivir sin mencionar los teraflops de las narices, un concepto que hace poco más de un año sonaba casi a chino. Pero si hacemos un poco de memoria —como mi amigo Javier Palacios en esta entrada maravillosa de su blog hablando de Switch con un enfoque maravilloso—, muchos de nosotros pasamos cientos de horas con nuestras Gameboy originales, una máquina que llevaba un procesador poco más potente que el de un ordenador Spectrum y con una pantalla monocroma que apenas podía mostrar cuatro niveles de grises. Pues con esa máquina arcaica muchos ya jugamos a Zelda, a Final Fantasy o incluso a Pokémon, ese mismo juego que ha arrasado, una vez más, estas navidades. Seguro que la mayoría de los que estáis leyendo esto sonreís… porque jugásteis y os lo pasasteis como enanos. Y si esa máquina tenía una potencia ridícula, funcionaba a pilas (¡a pilas!) y nos dio años de diversión, imaginad lo que puede dar de sí Switch, con lo que hemos visto hasta ahora de ella y la magia que lleva detrás, que no es otra que la de Nintendo.

Pero, ¿entonces esto es… magia?
Pues en sentido casi literal, sí. Al fin y al cabo la magia no es otra cosa que ilusión, es decir, sorprender a la persona que está al otro lado con algo que no se espera. Y de eso van los juegos, de jugar y de sorprender al jugador. Y Nintendo, que lleva más de 100 años en este negocio y que comenzó con juegos de cartas (jugar en grupo, ¿os suena?), conoce este asunto como nadie. Porque aunque Sony y Microsoft hayan cambiado la industria (en general para mejor) es cierto que algunos de esos cambios a muchos no nos vuelven locos. Sí, nos han vendido la potencia de PS4 Pro y Project Scorpio, las partidas online de decenas de jugadores, la resolución 4K, los terabytes de texturas almacenados en discos duros pantagruélicos… pero a veces han olvidado de lo que es un juego: algo que nos divierte, que nos entusiasma, que nos sorprende. Uncharted 4 y Gears of War 4 son dos juegazos, no voy a negar eso a estas alturas. Pero hace tiempo que echaba de menos ese otro tipo de juegos, ese «estilo Nintendo» que la Wii U no ha logrado instaurar del todo porque, a pesar de tener joyas en su catálogo, no ha conseguido vender lo suficiente como para calar en esta generación de jugadores. Hablo de juegos divertidos, que no se basan tanto en gráficos o en potencia, pero que te trasladan a otro mundo (Zelda Breath of the Wild), o bien te atrapan de forma frenética en su multijugador (Mario Kart 8, Splatoon, Super Bomberman R), que te enganchan a base de puzzles (Snipperclips) o que te hacen saltar plataformas durante decenas de horas mientras encuentras secretos en cada partida (Mario Odyssey).

nintendo-switch-local-multiplayer-image-640x267Y esa es la magia: Nintendo parece que ha sido capaz de innovar en una industria en la que parecía que solo quedaba margen para aumentar la potencia de las máquinas, sacando un híbrido sobremesa – portátil, apostando por el multijugador local como en los noventa, y con unos mandos que por fin permiten mezclar el juego tradicional con el movimiento y la vibración como parte plena de la experiencia. Pero también apuesta por los juegos, por las risas, por la diversión con amigos frente al jugador solitario, confinado en su casa, en su sofá, por el que parecen apostar más Sony y Microsoft. Es la diversión frente a la potencia. La calle frente al sofá. Los amigos frente a la soledad. Nintendo te permite jugar en casa, solo, por supuesto, y jugar en casa está muy bien. Pero también te anima a dejar el Zelda y que llames a unos amigos, os toméis unas copas y os riáis con el 1, 2 Switch. O a que cojas Super Bomberman R y te lleves la consola a casa de tus primos del pueblo. O a cargar la consola en la mochila y quedar con algún amigo para jugar donde sea y como sea. Y reíros. Porque esto va de divertirse, algo que deberíamos hacer mucho más.

Y todo lo que he visto de Switch me ha convencido de que es lo que va a dar: diversión, mucha diversión. Eso es lo que quiero cuando juego, divertirme, sin pensar en si la consola tiene un procesador más o menos potente o si el juego va a 900p o a 1080p, pues esos detalles no me garantizan que vaya a divertirme. No, yo quiero perderme por los rincones de Hyrule, quiero descubrir una plataforma oculta la trigésimo tercera vez que paso por ese sitio jugando a Mario porque es divertido repetir una fase treinta veces, como lo sigue siendo el Super Mario Bros original. Quiero poner bombas y reírme cuando mi prima de once años me deje encerrado con una por despistado… Vamos, que quiero pasármelo bien y no estar contando píxeles en la pantalla para ver si tiene más o menos que PS4.

Por eso, porque gracias a Nintendo he re-descubierto que quiero divertirme jugando como lo hacía en los ochenta y los noventa, la mayoría de mis dudas se han disipado: ahora sí creo que Nintendo ha recuperado el rumbo y —confío— también la magia. Tengo mucha ilusión con esta consola, porque parece que va a ser divertida. Y ese es el único argumento que necesito para confiar en ella, incluso de salida. Trabajo muy duro todos los días, y la vida de por sí es complicada muchas veces. Por eso necesito esa magia, necesito esa diversión. Es la mejor forma que he conocido nunca de evadirme un rato. Y creo que Nintendo tiene la fórmula para ofrecérmela… una vez más. Como en los noventa.


Puedes reservar Nintendo Switch en tiendas como Amazon España.
También tienes la posibilidad de reservar sus principales juegos y accesorios.


Anuncios

2 pensamientos en “La potencia de Nintendo Switch no se mide en teraflops. Se mide en magia.

  1. Javierpa

    Gran post amigo.

    Coincido en todo lo que dices y aunque yo no tenía dudas de que Nintendo lo volvería a hacer (ya dije antes de anunciarse que la pagaba a ciegas si hacía falta) y lo presentado en esa conferencia de enero complementando el anuncio previo, ha cumplido mis expectactivas plenamente. Me gustan los juegos AAA y la potencia de las consolas como al que más, pero no es lo más importante, no por encima de la diversión. Desde Gamecube, Nintendo decidió no entrar en la guerra de la potencia, decidió apostar por ofrecer algo más, algo único, potenciar la diversión. En Wii le salió de fábula y aunque algunos la criticaron solo fijándose en los accesorios de plástico chorra y juegos malos que se valían del Wiimote para engañar a unos pocos, si te molestabas en investigar un poco veías como tenía un impresionante catálogo de auténticos juegazos. Con Wii U intentó repetir ese éxito y no lo consiguió. La consola fue un fracaso en ventas, muy lejos de sus competidores, pero aun así con un catálogo au que más reducido que el de su predecesora, lleno de calidad.

    Ahora con Switch vuelve a ofrecer algo único. Que sí, que no es la consola de sobremesa más potente, pero sí lo es en portátil y ofrece formas de jugar que no se encuentran en ninguna otra. Nintendo no solo es importante en la industria del videojuego, es imprescindible y sino existiera nos perderíamos grandísimos juegos que solo elllos saben hacer.

    Nintendo es garantía de diversión. Lo siento por los que en ella dicen que solo ven juegos infantiles. Lo siento porque han perdido la ilusión de la niñez. Juguemos, disfrutemos de cada momento sin como tú dices, contar píxeles. Los que andamos sobre los 40 tenemos la ventaja, el orgullo, de haber visto nacer esto y haber disfrutado de distintas épocas, todas especiales. Nintendo no ha cambiado tanto desde entonces y algunos damos gracias por ello.

    No dejemos nunca que nuestro niño interior se vaya del todo. Juguemos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s