Reseña de Código Secreto Dúo, de Devir.

IMG_3375Juegos de mesa hay muchos, muchísimos. Los hay de tantos tipos diferentes que casi resulta un insulto hablar de «juegos de mesa» para denominarlos a todos, ya que algunos ni siquiera precisan de una mesa para ser jugados. Pero lo que más me gusta de ellos, en conjunto, es que suelen precisar de un cierto trabajo intelectual. Vale, es cierto que el azar suele jugar un papel importante en muchos de ellos. Pero hay algunos en los que, por mucho azar que entre en juego, la mente tiene que trabajar. Mucho, muchísimo. Tanto, que escucharás los engranajes de tu cerebro retorcerse cuando tengas que buscar una pista que englobe tres palabras de una sola tacada. Eso, sin que interfiera con otras palabras que no te interesan que tu compañero escoja, porque una de ellas podría significar perder la partida de forma inmediata. Y las otras… pues casi también. Hablamos, claro está, de la magistral serie Código Secreto. A la que ahora se le une Código Secreto Dúo, una versión que, personalmente, me ha encantado, y no solo por la posibilidad de poder ser jugado a dos jugadores, sino por muchas cosas más. Pero vayamos por partes.

Atrápame si puedes.
Código Secreto es un juego que no solo poseo en sus versiones anteriores, sino que he regalado en numerosas ocasiones porque creo que es de los mejores que existen. Sí, así de rotundo. Vale, sé que para gustos colores, pero es que el reto intelectual que propone este juego, sobre todo en los momentos finales de sus partidas, es difícil de encontrar en otros. Es un juego tenso, que escala muy bien de pocos a muchos jugadores, y al que es fácil engancharse, incluso aunque seas de esos que suelen exclamar aquello de «a mí no se me dan muy bien los juegos de mesa». No, este es para todo el mundo, aunque sea un primo o un tío que pasa por ahí, y en unos minutos está enganchado. Y que quiera pensar, claro. Pero eso al final engancha. Garantizado.

En el momento de escribir esta reseña existen tres versiones del juego: Código Secreto, Código Secreto Imágenes y ahora, por fin, Código Secreto Dúo, una caja maravillosa (y verde) en la que explotaremos al máximo la posibilidad de jugar solo dos personas (o más) en cooperativo, con la serie Código Secreto. Es cierto, ya se podía jugar solo dos personas, en cooperativo, con las dos versiones anteriores, solas o combinándolas. Y era muy divertido hacerlo. Puede que la tensión no fuera tanta como cuando jugabas contra rivales reales, pero se sudaba, y mucho, jugando contra el tablero. Pero si ahora digo que se puede explotar al máximo esta posibilidad, es porque las reglas y las fichas que se añaden en esta versión (que se puede jugar por separado de las otras dos, o combinándolas de cualquier forma) hacen que la experiencia a dos jugadores sea muchísimo más completa, divertida y satisfactoria a largo plazo.

IMG_3377¿Y cómo se juega?
La base de Código Secreto, en las versiones anteriores, ya era sencilla: se genera una trama de 25 tarjetas, cada una con una palabra al azar, en la mesa, y dos equipos disputan por adivinar esas palabras, según otra trama que viene predeterminada en una tarjeta de clave que también se escoge al azar. Para ello, uno de los miembros (el jefe de espías) da pistas al resto de su equipo: una palabra y un número, que se relacionarán con el número de tarjetas, en la mesa, que el jefe quiere que sus compañeros adivinen. Así, si en la mesa están las palabras pistola y escopeta, y la tarjeta de clave señala que son de nuestro equipo, podemos dar la pista «Arma, 2». Pero claro, casi nunca será tan fácil, y es posible que nuestra pista, tratando de abarcar el máximo posible de tarjetas sobre la mesa, haga que nuestro equipo escoja palabras inadecuadas. Eso hará que nuestro equipo no puntúe, que le demos puntos al rival o, lo peor de todo, que escojan al asesino, que nos elimina directamente. Así, sin piedad. Así que ya podéis imaginar la tensión que se genera, sobre todo al final de las partidas.

IMG_3378Pues bien, si esta mecánica ya era GENIAL (sí, en mayúsculas) por el trabajo intelectual que podía suponer, añadido a la tensión de ir perdiendo o tener que jugártela a dar una pista arriesgada que pudiera hacer aparecer al asesino, en esta edición Dúo las reglas dan un giro de tuerca para que se pueda jugar en cooperativo, algo que ya se podía hacer en las ediciones anteriores, pero ahora de forma mucho más satisfactoria. Para ello, el juego incluye 15 tarjetas de agente, 1 tarjeta de asesino, 200 tarjetas con 400 palabras y 100 tarjetas de clave con 200 claves. Además, y aquí residen las novedades, incluye 11 fichas de tiempo y un cuaderno con mapas de misiones. Dos añadidos que no son banales, precisamente.

CSDLas novedades de esta edición consisten en que ahora se colocan también 9 fichas de tiempo en la reserva de tiempo, y una carta de clave sobre un soporte, en medio de los dos jugadores (en las otras ediciones se ponía frente al jefe de espías). En esta carta de clave hay una matriz de 5×5 que se corresponderá con las tarjetas de palabra de la mesa. En ella, cada jugador verá 9 casillas señaladas en verde y 3 asesinos en negro, en vez de 1, como en las ediciones anteriores. El resto de las casillas serán de color beige. El objetivo del juego es encontrar las 15 palabras verdes de ambos jugadores (3 se superponen siempre en ambas claves) antes de que acaben los 9 turnos de la partida.

En cada turno, uno de los jugadores da una pista, (recuerda, una palabra y un número). Por ejemplo, si las palabras collar, correa y pata aparecen en verde en nuestra clave, podemos arriesgarnos a decir «perro, 3». Si tu compañero señala una de esas palabras, la puedes marcar con una tarjeta verde y tu compañero seguirá intentando acertar otras. Si señala una palabra que en tu clave es beige, es un civil. La marcarás con una ficha de tiempo y habrá terminado el turno. Y si señala el asesino, lo que habrá terminado es el juego porque habréis perdido. Cuando tu compañero falle o no quiera atreverse a decir más, entonces cambiará el turno y le corresponderá a él decir la pista y a ti adivinar tarjetas. Hay otras reglas, como que se puede recurrir a pistas anteriores, usar el número cero en las pistas para señalar tarjetas que no queremos que escojan, muerte súbita, etc.

Parece complejo, pero a la hora de jugar es muy sencillo. Lo que es complejo de narices es conseguir encontrar pistas que engloben 2, 3 o incluso 4 palabras de las que están en la mesa y quieres destapar, pero sin que tu compañero señale las que no debe. Y un último apunte: el juego no se limita a dos jugadores. Se puede jugar con casi cualquier número de personas, repartiéndose a ambos lados del tablero. Y ya os aviso que no es que escale bien, es que cuantos más seáis, mejor os lo pasaréis.

IMG_3379Como guinda, cuando ya dominas el juego (cosa que no es fácil), comienza otro reto. Las instrucciones del juego, más completas que las de las ediciones anteriores, señalan que cuando se consiguen ganar partidas usando 9 fichas de tiempo o menos, ya se pueden realizar las misiones del mapa, en las que se indican el número de turnos y de fichas de tiempo que se pueden utilizar en cada misión. Y os aseguro que a medida que se realizan las misiones según se indican, el juego se vuelve no ya complejo, sino una auténtica tortura mental, dependiendo de cómo os salgan las tarjetas. Y es que Código Secreto, si ya era rejugable en sus dos versiones anteriores, lo es mucho más en esta. Y si tenéis la suerte de poseer cualquiera de las versiones anteriores (cosa que recomiendo), podéis combinarlas como os apetezca: coger las palabras o las imágenes de los otros para usarlas en Dúo, usar las de Dúo con ellos, combinar las cartas de dos o tres juegos (se pueden distinguir para luego separarlas), o hacer como nos plazca.

Por cierto, las partidas en teoría son de 15 minutos, pero se pueden prolongar más, sobre todo si nos dedicamos a pensar. Yo para estos casos recomiendo amenazar con el reloj de arena que venía con la edición normal, o usar un cronómetro para limitar los turnos. Ah, y aunque en la caja pone que es para personas de 11 años o más, hay que decir que los chavales de 12, 13 o incluso de 15 y 16 años (yo lo he probado con chicos de esas edades) se pueden atascar un poco porque les cueste sacar el significado doble de muchas palabras, para agruparlas en pistas. Eso se resuelve con el diccionario de Google o, mucho mejor, haciendo equipos en los que los chavales jueguen junto a adultos.

IMG_3420En resumen.
Código Secreto Dúo es una versión cooperativa más completa, divertida y sobre todo estimulante, a nivel mental, de Código Secreto, para mí uno de los mejores juegos de mesa que existen. Si no has jugado a ninguno de los anteriores y tu grupo de jugadores es reducido, no lo dudes, hazte con esta versión. Pero si ya posees uno o dos de los anteriores, entonces la versión Dúo es, directamente, imprescindible. Junto a Catán y Carcassonne, incluyo sin dudar a Código Secreto en cualquiera de sus tres versiones: estándar, Imágenes y, desde hoy mismo, Dúo. Imprescindible, salvo que no te guste pasártelo bien.

Puntuación.
10 sobre 10. Imprescindible, especialmente si posees alguna de las otras versiones.

Copia para reseña proporcionada por Devir.
Reseña realizada de forma independiente, sin ningún compromiso con terceros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s