Archivo de la etiqueta: Switch

Review de Lode Runner Legacy, para Switch.

Otra de mis debilidades, en el tema videojuegos, son los juegos que rescatan esas primeras experiencias que muchos viejunos tuvimos hace ya unos cuantos años. En este caso en concreto, Lode Runner Legacy es un remake de un juego de 1983, creado originalmente para Apple II (podéis jugarlo directamente en el navegador, en este enlace), y que pude disfrutar en mi ZX Spectrum un par de años después. Pues bien, este juego ha sido convertido a decenas de plataformas diferentes con el paso de los años, incluidos móviles, y ahora aparece para Switch, tratando de conservar su espíritu original pero con unas cuantas novedades. La pregunta es, ¿será todo esto pura nostalgia, o sigue mereciendo la pena?

Sigue leyendo

Anuncios

Review de Mantis Burn Racing, de Switch.

Adoro los juegos de coches con perspectiva top-down, es decir, cenital o, como decíamos en los ochenta, «vistos desde arriba». Aunque los hay de índole muy diversa, es cierto que estos juegos suelen tener una serie de componentes comunes. Por ejemplo, suelen de estilo arcade. También bastante jugables, en su mayoría, y buscando la diversión por encima de todo. Y además, en numerosos casos, hacen una apuesta por el largo plazo, ofreciendo bastantes modos de juego y sensación de progreso, si les dedicas horas. Y como guinda, algunos también ofrecen multijugador. Pues bien, la sorpresa es grata, muy grata, cuando descubres que Mantis Burn Racing, de los chicos de VooFoo, cumple todas estas premisas. Buen comienzo, sí, señor. Pero, ¿qué más esconde este juego?

Sigue leyendo

Review de NBA Playgrounds para Switch

Seguro que a muchos os suena NBA Jam, un juego de baloncesto puramente arcade en el que jugábamos partidos dos contra dos en los que estaba permitido hacer de todo, incluso utilizar turbos y poderes especiales, a cada cual más espectacular, con el objetivo de que cada partida resultara un espectáculo jugable y visual. Fue versionado para casi cualquier cacharro disponible, en su momento, y que sigue siendo uno de esos juegos que los más viejunos aún hoy añoramos. Pues bien, hace unos meses Saber Interactive lanzó al mercado NBA Playgrounds, un juego que trataba de recoger el legado de ese mítico NBA Jam, pero adaptado a los tiempos actuales. La parte mala del lanzamiento, al menos en Switch, es que fue un poco desastre, ya que al juego le faltaban modos como el online, los tiempos de carga se hacían eternos y, lo peor de todo, era imposible saber cómo ajustar el «timing» de los tiros a canasta. Y eso, amigos, sí que era imperdonable en un juego de baloncesto. Por suerte, no hace mucho por fin salió un parche (mejor dicho, una versión nueva, llamada Enhanced) que solucionaba todos esos problemas. La pregunta es, ¿ha merecido la pena la espera?

Sigue leyendo

Review de Super Ping Pong Trick Shot, de Switch.

Otro tipo de juegos que me encanta son los basados en físicas. En estos los hay complejos, como la serie Portal, los de construcción de puentes (que ahora parecen haberse puesto de moda) o bien los sencillos, como este Super Ping Pong Trick Shot, un juego en el que nuestro único cometido será lanzar una pelota de ping pong, para meterla en un vaso. Desde luego, una idea original y bastante curiosa, que viene a apoyar esa idea de que la Switch parece nacida para albergar juegos sobre todo curiosos, diferentes. La cuestión es, ¿consigue el objetivo de divertir?

Sigue leyendo

Review de Golf Story, de Nintendo Switch.

Me encantan los juegos indie, y me encantan los juegos de golf. Pero si encima estos tienen un tono desenfadado y al más puro estilo Mario Golf de Gameboy Color, y añaden una aventura de tipo RPG, entonces esos juegos me vuelven locos. Pero claro, que Golf Story se parezca a ese mítico Mario Golf de los años noventa no es casualidad, ya que los desarrolladores no solo se han inspirado en aquella joya, sino que la han potenciado mucho, pero muchísimo más, creando una nueva maravilla que, te guste o no el golf, es una compra obligada si tienes una Switch. ¿Y por qué digo «te guste o no el golf», si es un juego de golf?

Sigue leyendo

Review de Vesta, para Nintendo Switch.

Me encantan los juegos de clase media o, como se denominan ahora, los juegos indie. Me gustan porque algunos me recuerdan a esas joyas que muchos tuvimos la oportunidad de jugar, allá por los ochenta, con las maravillosas series medias que publicaban casas como Codemasters. Nada te daba más alegría que, por la cuarta parte de lo que te podía costar un juego «grande» (no sabíamos lo que era eso de «triple A»), encontrarte con un juego que podía durarte meses y que, por algún motivo (temática, jugabilidad, historia…) te tocaba la fibra sensible. Pues bien, hace poco tenía la suerte de poder hablar de un juego que lograba todo eso, Beach Buggy Racing. Y ahora le toca el turno a Vesta, una genialidad de Finalboss Games, que también me ha tocado la fibra sensible. Veamos por qué.

Sigue leyendo

Review de Beach Buggy Racing para Switch.

Hace mucho tiempo (demasiado), en los años dorados de los ordenadores de 8 bits (Spectrum, Commodore o Amstrad, entre otros), tuvimos la suerte de poder jugar a muchos juegos de grandes compañías, como Atari u Ocean (incluso de Electronic Arts, que ya existía por entonces). A la vez, también pudimos disfrutar de una maravillosa clase media de los juegos, en la que Codemasters fue pionera, con títulos de entre 500 y 1.000 pesetas (frente a las 2.000 – 3.000 que costaban los demás) y que, aun no teniendo una calidad técnica sobresaliente, ofrecían horas y horas de diversión, dado que había auténticas joyas, entre ellos.

Por desgracia, esa «clase media» o juegos de serie B parecía perdida hace unos diez años, dado que las grandes empresas actuales parecían ser casi las únicas capaces de producir un juego en formato físico y distribuirlo a nivel mundial. Por suerte, la aparición de las tiendas digitales permitió un resurgir de los llamados indies, títulos denostados al principio pero que ahora son tan protagonistas (o más) que los juegos AAA.

Beach Buggy Racing, de Vector Unit, es un claro ejemplo —casi perfecto, diría yo— de juego de «clase media» o de serie B, que no solo se caracteriza por ser barato, sino por mucho, muchísimo más.

Sigue leyendo