Review de Wasteland 2: Director’s Cut para Nintendo Switch.

Los que tuvimos la suerte de vivir los ochenta, y encima amábamos esto de los videojuegos, pudimos ser testigos del nacimiento de un tipo de juegos que, aun en ordenadores tan limitados como un ZX Spectrum, —con sus apenas 48Kb de memoria, menos de lo que ocupa cualquier emoticono, hoy en día—, lograban albergar juegos que suponían el nacimiento de lo que hoy se conoce como RPG. Entre ellos, uno destacó sobremanera, en el año 1988, no solo por sus combates por turnos o lo extenso de su mapeado, sino porque trataba una temática apasionante, y muy de moda entonces, ya que, aunque a algunos les suene a historia de abuelo cebolleta, teníamos mucho miedo de que se produjera una guerra nuclear a nivel mundial. Ese juego se llamaba Wasteland, cuya segunda parte necesitó de décadas (y una financiación en KickStarter) para poder ver la luz.

WL2-Switch-Screen2Pues bien, esta segunda parte, en su versión más actualizada y mejorada, es la que llega ahora a Nintendo Switch, de la mano de InXile Entertainment, en un claro esfuerzo por recuperar un género que no es tan fácil de ver hoy en día, al menos en su concepción más pura. Y cuando decimos pura lo decimos con sentido, porque hablamos de un juego que cumple con todas las premisas clásicas de un clásico del rol (o RPG, como se dice ahora): un mapa enorme plagado de enemigos, la posibilidad de reclutar y manejar un grupo (o party, como se dice ahora) cambiante y con posibilidades infinitas en cuanto a habilidades, equipamiento e incluso comportamiento, ya que tus personajes, en función de ciertos rasgos de carácter, pueden volverse incluso contra ti.

La historia, descomunal, se adereza con el hecho de que en muchos casos (la mayoría, de hecho) seremos libres de elegir cómo solucionamos los problemas. Una puerta podrá abrirse con su llave, a balazos, o bien buscando una entrada alternativa. Qué narices, a veces hasta es posible que derribar un muro sea la solución. Y hablo de la misma puerta. Por supuesto, esto es aplicable a muchos enemigos, a los que podremos combatir buscando su punto débil (porque siempre lo tienen); por la fuerza bruta (tu mejor amiga en muchas ocasiones en las que todo lo demás falla); o bien huyendo como cobardes, tratando de esquivarlo, algo que —evidentemente— no siempre funciona.

WL2-Switch-Screen3En cuanto a los combates, estos se realizan por turnos, algo que a muchos nos apasiona, porque lo vemos como una versión moderna (y mejorada) del ajedrez clásico. Cualquiera que haya jugado a X-Com o a juegos similares como Mario Rabbids, sabe de qué va esto: podemos movernos, dentro de un tablero, gastando puntos de acción. Podremos usar armas, habilidades, agacharnos, parapetarnos, rodear al enemigo, o mil opciones que se nos ocurran. Eso sí, como es normal en estos juegos, el azar jugará su papel, y a veces, en el momento menos oportuno, un miembro de tu equipo se revolverá contra ti o fallará de la forma más clamorosa.

A nivel técnico, y a pesar de ser un juego con años, resulta sorprendente el hecho de poder jugar en modo portátil. Eso sí, el precio —no sabemos si por limitación de la Switch o bien porque necesita todavía algún update— son algunos bajones de frames y que a veces la cámara no ayuda demasiado.

Pero estos aspectos no deben empañar la experiencia que supone recuperar un clásico duro y, sobre todo, largo. Y es que según los autores dura más de ochenta horas, pero si eres como yo, no ya solo un poco torpe, sino amante de mirar todos los stats cada vez que equipas un arma nueva, te aseguro que te durará mucho más de eso. Especialmente si en las batallas te dedicas a pensar mil y una estrategias, que creo es lo que hace grandes a este tipo de juegos. Una obra compleja, extensa y que retoma lo mejor de los años noventa, pero actualizado al presente. Un juego que nadie debería perderse, y menos si vivió, como un servidor, el nacimiento de todo esto. Pocas veces el precio de un juego se amortiza tanto. Y eso debería despejarte todas las dudas que puedas tener.

Nota final/ Final Score: 8/10. MUY recomendado. Really recommended.
Review realizada con un código proporcionado por InXile.
(Review realizada sin ningún tipo de compromiso o conflicto).

Anuncios