Sinovitis transitoria de cadera

La sinovitis transitoria de cadera es un proceso inflamatorio que se localiza en la articulación de la cadera y que puede generar un cuadro de cojera. Se suele ver sobre todo en niños de tres a diez años.

Se produce como consecuencia de una inflamación de la cadera, que a su vez parece que está causada por procesos previos como infecciones por virus o por ingesta de algunos fármacos. Esto desencadenaría un mecanismo autoinmune en el que el propio sistema defensivo del niño produciría la inflamación de esta articulación.

El niño presenta un cuadro de cojera evidente, producida por dolor. Al preguntarle por el dolor no es raro que lo señale a lo largo del muslo o incluso en la rodilla, ya que se irradia. El dato más llamativo es la negativa a apoyar el pie en el suelo por el dolor, aunque en determinadas posturas en las que relaja la cadera (con la pierna ligeramente abierta y rotada hacia fuera) puede que el niño deambule.


Qué complicaciones puede producir
La sinovitis transitoria de cadera no suele generar complicaciones ni secuelas de ningún tipo. Lo más importante es que el pediatra pueda distinguir este cuadro, que es benigno, de otros potencialmente más graves como las artritis sépticas (infecciones bacterianas de la articulación). Por eso es importante proporcionarle todos los datos y la colaboración posible en consulta.

Cómo se diagnostica
En la historia clínica no es raro que el pediatra pregunte sobre antecedentes próximos de enfermedades virales, ya que es una de las causas que más se relacionan con este proceso. A veces es el uso de algunos antibióticos. En la exploración física del niño lo normal es que todo sea normal, incluso la movilización de la cadera afectada, si esta se realiza con cuidado, de forma suave y moderada (sin forzar). Lo que no suele querer hacer el niño es apoyar la pierna afectada en el suelo, ya que eso le duele. Si se fuerzan determinadas posiciones de la cadera (como girarla hacia dentro) sí que puede doler.

A veces puede ser necesario la realización de pruebas como analítica de sangre, radiografía de ambas caderas o una ecografía, que puede poner de manifiesto la existencia de un derrame en la cadera afectada. En casos en los que existan serias dudas con otros procesos potencialmente más graves (como una infección de la articulación -ó artritis séptica-) puede ser necesario la realización de pruebas como una resonancia o incluso una punción articular para estudio del líquido.

Cómo se trata
Normalmente el tratamiento se suele hacer con reposo moderado y antiinflamatorios suaves como ibuprofeno, que ayudan a calmar el dolor. La recuperación es buena, aunque a veces la recuperación requiere hasta tres semanas para ser completa. En caso de que la evolución sea buena se deben bajar el número de dosis de antiinflamatorios, para no producir efectos secundarios.

Qué pronóstico tiene
En general es bueno, Suele mejorar en sólo unos días de tratamiento y desaparece completamente en muy pocas semanas. Aunque no es lo habitual, puede que se presenten nuevos episodios ante nuevas infecciones o consumo de fármacos que puedan desencadenarlos. No deja ningún tipo de secuelas.

Si te ha gustado esta entrada, puedes apoyarme comprando o recomendando mi última novela, Holocausto Manhattan, o mi nuevo relato corto, Sin luz al final del túnel. Me ayudarás a seguir mejorando este blog.

Anuncios

Un pensamiento en “Sinovitis transitoria de cadera

  1. Pingback: Enfermedad de Perthes (o necrosis avascular de la cabeza del fémur) en niños. | No todo es pediatría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s