Desarrollo psicomotor normal en el niño de 6 a 11 años

En el desarrollo normal en el niño en edad escolar (la que generalmente se extiende de los seis a los once años) tiene una serie de particularidades específicas. Por ejemplo, en este rango de edad los niños buscan la aprobación de sus compañeros y profesores por lo que los padres pierden una parte relativa de su importancia. Valoran mucho su propia estima y buscan destacar en determinados aspectos y en ser aceptados por sus compañeros y su entorno.

Desarrollo físico
Esta época es la de menor velocidad de crecimiento, con una media de unos 6 cm al año, que además no es regular y se frena antes de la adolescencia. La ganancia de peso es de unos 3 Kg de media al año, también de forma más o menos irregular. También se suelen perder los dientes de leche a partir de los 6 años, que es cuando empiezan a surgir los molares.

Es llamativo el desarrollo muscular y la coordinación, de forma que pueden realizar actividades complejas como deportes o tocar instrumentos. Es importante que los niños hagan ejercicio a esta edad para que adquieran el hábito y disminuya el riesgo posterior de enfermedades cardiovasculares por sedentarismo. En la etapa prepuberal hay curiosidad por el sexo contrario y a veces las niñas ganan algo de peso. Es muy importante evitar las dietas sin sentido o las ideaciones extrañas en torno a la alimentación.

Desarrollo intelectual
Adquieren una importante racionalización de forma que empiezan a explicar por qué ocurren las cosas cuando las entienden. Solucionan problemas cada vez más complejos y empiezan a entender que puede haber diferentes puntos de vista de una misma situación además del suyo propio. La escolarización sobre los cinco años (antes en determinados medios, como el nuestro) es un paso fundamental que influye de forma determinante en el desarrollo cognitivo del niño. Tras aprender a leer y escribir aprenderá matemáticas, lengua y comprensión a la vez que resuelve problemas y aprende normas y reglas que aplicar en diferentes situaciones. En esta época son importantes los éxitos porque estimulan al niño. Los fracasos pueden desmotivarle por lo que es importante seguir de cerca su evolución.

Para sorpresa de los padres en este periodo muchos niños empiezan a mostrar interés por actividades específicas como pueden ser la lectura, el coleccionismo ó un tema en concreto que le atrae sobremanera. Es importante estimular estas actividades sin que les distraigan de sus quehaceres cotidianos. También se debe estimular el uso de los juegos colectivos (deporte, de mesa o con videojuegos en grupo) en detrimento de los juegos que se juegan en solitario.

Desarrollo social, emocional y moral
En esta etapa el niño se desenvuelve sobre todo en casa y en el colegio. En función de cada familia además tendrá otro u otros entornos de socialización (vecinos, amigos, familia o clubes deportivos o asociaciones). Los padres deben exigirle esfuerzo en el colegio y permitirle cierta independencia (primera noche en casa de un amigo). Es importante celebrar los éxitos y aceptar los fracasos, el niño no puede ser número uno en todo lo que haga.

Es importante que aprendan el valor del dinero e incluso que lo ganen en pequeñas cantidades por contribuir en ciertas tareas o esfuerzos. En el colegio adquirirá nuevas formas de socialización al juntarse con grupos de compañeros. En la calle aprenderá a usar los recursos aprendidos durante los años previos al encontrarse con situaciones hostiles como el tráfico, niños agresivos, etc. A esta edad el niño aún tiene un gran sentido de la fantasía que le ayuda a superar las dificultades del mundo real y que debe ser considerado como normal.

Desarrollo moral
En esta época el niño entiende el bien y el mal y las normas sociales y tiende a buscar la aprobación de su entorno. Tiene mayor capacidad para entender lo que desean los demás y los trata en consecuencia.

Papel de los padres
En esta época los niños suelen tener pocas enfermedades pero hay una enorme variabilidad entre niños de edades parecidas. Esto puede crear sensación de ser diferentes en algunos niños, por aspectos tan banales como ser más alto o más bajo que el resto de sus compañeros. También es importante que practiquen deportes de equipo pero que no exijan demasiado esfuerzo: no se recomiendan en absoluto deportes que impliquen levantar peso ó contacto físico duro como el rugby. Sus huesos no están preparados para ello.

A esta edad los niños deben progresar en el colegio al mismo ritmo que sus compañeros. Los retrasos o déficits deben ser siempre analizados en busca del problema que pueda estar detrás de dicho déficit. Los castigos deben ser evitados pero en favor de las conductas de negociación en las que el niño entienda que los premios se obtienen con esfuerzo y que la ausencia de este o las conductas inadecuadas conllevan sanciones como la pérdida de beneficios o privilegios (premios, fiestas, permiso para jugar, etc). Es bueno mantener una comunicación fluida con los niños, preguntándoles sobre sus alegrías y problemas ya que esto a veces delata problemas o inquietudes del niño. También es adecuado permitirles dosis crecientes de independencia a medida que se muestran merecedores de ella y no exigirles continuamente el mayor esfuerzo posible en las actividades que hagan.

Los problemas domésticos afectan mucho en esta etapa. Desde las simples discusiones hasta los divorcios pueden influir en su comportamiento y desarrollo social y emocional. Si la familia no representa seguridad el niño la buscará en otros niños o incluso en otros niños o adolescentes que pueden a la postre influir en su actitud moral. Por eso es importante que los padres mantengan una buena estructura familiar que proporcione al niño seguridad y afecto. Se le debe permitir diversión con medios electrónicos (TV, radio, música, internet y videojuegos) pero siempre con un límite horario y con estricto control de los padres de qué ve, qué hace con el ordenador ó a qué juega con la consola. Estas actividades deben formar parte de su rutina pero también un premio por su buena actitud.

Si te ha gustado esta entrada, puedes apoyarme comprando o recomendando mi última novela, Holocausto Manhattan, o mi nuevo relato corto, Sin luz al final del túnel. Me ayudarás a seguir mejorando este blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s