Archivo de la categoría: Adolescentes

Pólipos en nariz en niños (poliposis nasal).

打印La poliposis nasal consiste en la presencia de pólipos en nariz, que son pequeñas formaciones que parten de la mucosa nasal y que poseen una especie de pie o pedículo. Es un cuadro poco frecuente en la edad infantil.

Por qué se producen los pólipos nasales en niños.
Estos pólipos suelen formarse a veces como consecuencia de procesos inflamatorios crónicos. Los más frecuentes en la edad infantil son los que se localizan en la zona nasofaríngea, es decir, situada más atrás y cerca de la garganta. Suelen ser más grandes que los que se localizan en otras zonas de la nariz.

Sigue leyendo

Parálisis facial en niños.

¿En qué consiste la parálisis facial?
La parálisis facial consiste en un cuadro en el que se produce una parálisis de los músculos de la cara que están inervados por uno de los dos nervios faciales, dado que cada uno de ellos inerva un lado de la cara, dando un aspecto peculiar en el que se aprecia un lado de la boca desviado. La parálisis facial se denomina «periférica» cuando la causa afecta al nervio en su paso por los huesos del cráneo, y lo que suele ocurrir es que se afecta solo uno de los dos nervios faciales. Son muy diferentes de las parálisis faciales denominadas «centrales», que ocurren por problemas a nivel cerebral.

Sigue leyendo

Escroto agudo. Epididimitis.

El escroto agudo consiste en un cuadro de dolor e inflamación aguda del escroto, que es la envoltura que alberga los testículos en su interior. Puede afectar a uno o ambos lados del escroto y puede estar originado por varias causas. Ante un cuadro de sospecha de escroto agudo se debe acudir siempre a un servicio de urgencias.

Los cuadros de escroto agudo más frecuentes en pediatría son la torsión testicular, sobre todo en niños preescolares, la torsión de hidátide, más en escolares, yo los cuadros de orquitis y epididimitis, estos últimos más frecuentes en adolescentes. La epididimitis se produce por una inflamación del epidídimo, generalmente producida por una infección. Y el epidídimo es una estructura en forma de túbulos que se localiza tras el testículo y donde maduran los espermatozoides.

Sigue leyendo

Enfermedad de Perthes (o necrosis avascular de la cabeza del fémur) en niños.

La enfermedad de Perthes, también conocida como necrosis avascular de la cabeza del fémur, es una enfermedad en la que se produce una destrucción de la cabeza del fémur del niño. Es poco frecuente en edad infantil, pero cuando sucede suele darse entre los tres y los ocho años de edad. La mayor parte de los casos se produce en una sola de las piernas, aunque a ocasiones puede verse en ambas piernas.

Se desconocen sus causas, aunque se cree que es una mezcla de causas de origen traumático junto con la afectación de la arteria que aporta sangre a la cabeza del fémur. Suele pasar por varias fases: muerte del hueso, rotura de este, reunión de los fragmentos de nuevo y, a veces, posteriormente el hueso incluso se remodela, formándose de nuevo y pudiendo tener hasta un nuevo aporte de sangre.

Sigue leyendo

Déficit de fósforo en niños.

El déficit de fósforo es un problema poco frecuente, pero que surge en los niños cuando la dieta que reciben es deficitaria en fósforo (y por lo general, en otros muchos nutrientes). Es un cuadro difícil de ver ya que este mineral está presente en muchos alimentos y sería necesario que un niño tomara una dieta bastante alterada para que se produjera. Sin embargo, se ha descrito en casos de anorexia nerviosa en los que la desnutrición puede ser importante.

También hay casos en los que se asocia a raquitismo, pero en esos casos el problema suele residir en un déficit de vitamina D o de calcio, más que de fósforo. A pesar de ello, en niños que puedan presentar alguno de estos dos cuadros o que hagan una dieta anormal (ambientes de riesgo, niños de acogida con antecedentes poco conocidos, etc), puede ser importante sospecharlo, junto con otros posibles déficit o patologías.

Sigue leyendo

Infección del conducto lagrimal (dacriocistitis) en niños.

La dacriocistitis, también llamada infección del conducto lagrimal, consiste en una infección del sistema de drenaje lagrimal, que es el que permite el paso de las lágrimas desde la superficie del ojo hacia el interior de las fosas nasales. Este conducto también es el denominado lacrimonasal.

La dacriocistitis puede producirse como complicación de una conjuntivitis o, más frecuentemente, como consecuencia de un episodio de obstrucción del conducto nasolacrimal.

Qué síntomas produce la dacriocistitis en niños.
En los casos de infección aguda suele manifestarse como una inflamación (o celulitis) que se nota en la parte inferior del lado interno del ojo, es decir, pegado a la nariz. Si se palpa puede dar la impresión de que hay un pequeño bulto que incluso puede aparecer de color rojo, y en ocasiones puede verse pus. En los casos de infección crónica puede parecerse a un cuadro de obstrucción del conducto lagrimal, ya que produce lagrimeo continuo, que puede ser en menor cantidad pero sí es más característico el que tenga aspecto purulento.

Sigue leyendo

Atragantamiento o asfixia por objetos o cuerpos extraños en la laringe de los niños.

Un cuerpo extraño es cualquier objeto que pueda ser introducido en el cuerpo. Cualquier objeto que un niño se meta en la boca puede terminar impactado en la laringe, algo que puede generar un cuadro grave en el caso de que el objeto la obstruya, ya que esta es el único orificio de entrada de aire a los pulmones.

Su causa reside en que es frecuente que los niños pequeños se lleven continuamente objetos a la boca, pero cuando estos no son adecuados para su edad, pueden ser ingeridos con la mala suerte de que no pasen a esófago, donde también pueden generar problemas, sino a la vía aérea. Y esto último es bastante más peligroso.

Sigue leyendo