Hurtos o pequeños robos en niños y adolescentes

Los hurtos son pequeños robos que se pueden ver casi a cualquier edad, y es que no es raro que casi todos los niños, sobre todo los más pequeños, hurten alguna vez en su vida. Y es que los niños en edad preescolar tienen mayor dificultad para distinguir lo que es suyo de lo que pertenece a otros niños o a otras personas o entornos, como por ejemplo los juguetes que se exponen en una tienda o que puedan ver en un parque, aunque se les puede enseñar. A veces la mera presencia del objeto delante de ellos es suficiente para que lo consideren de su propiedad.

Sin embargo es más preocupante cuando estos hurtos son repetidos ya que pueden poner de manifiesto alguna carencia psicológica, y sobre todo los que se producen en niños que ya están en edad escolar o por encima, como los adolescentes.

Qué sucede en los niños mayores
En los adolescentes, la conducta de hurtos repetidos a veces se realiza para llamar la atención de los padres. Esta actitud también puede aprenderse, por el hecho de ver a los padres incumplir la ley en aspectos como no respetar las señales de tráfico o no pagar los impuestos y además presumir de ello, actitudes que luego los niños tratarán de imitar dentro de sus posibilidades, una de ellas robando en tiendas.

En otras ocasiones el problema está en que el niño pasa muchas horas solo o sin compañía de los padres, lo que hace que caiga en manos de compañeros que suponen un mal ejemplo o bien que actúe de esa forma con el único fin de llamar la atención de los padres.

Cómo actuar
Los niños en edad preescolar pueden aprender lo que les pertenece y lo que no, aunque es normal que de vez en cuando se sigan confundiendo y tengan enfados al creer que un juguete es suyo cuando en realidad no lo es. Aún así deben entender y aceptar que si un juguete pertenece a otro niño han de dárselo.

En el caso de los niños mayores, lo primero es esclarecer el motivo de por qué el niño recurre a los hurtos. Luego es importante que comprenda que debe pagar por los objetos que haya podido sustraer: debe devolverlos, pagar su precio o corresponder de alguna forma su adquisición. Es muy útil que los padres ayuden y orienten al niño en estos actos. Cuando lo que existe es falta de supervisión a veces es útil dedicar más horas a atender al adolescente o incluso buscar figuras que puedan hacer las veces de personas de referencia o de confianza para él.

Cómo prevenir los hurtos a cualquier edad
No se deben permitir los hurtos a ninguna edad, incluso en niños pequeños, para que comprenda que no puede realizarlos. En los niños pequeños suele ser útil acompañarle a que devuelva el juguete sustraído. En caso contrario, el niño puede entender que no es necesario cumplir ciertas normas o leyes, lo que a la larga podría acarrearle consecuencias severas.

En todos los casos, lo ideal sería predicar con el ejemplo de los padres. Unos padres que incumplen normas de tráfico o de cualquier tipo, tienen más probabilidades de descubrir que su hijo hurta objetos a amigos o en tiendas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s