Varicela

La varicela es una enfermedad infecciosa que da un cuadro muy característico en el que lo que predomina es la llamativa erupción cutánea que se genera y en la que predomina la presencia de vesículas.

Está producida por el Virus Varicela-Zoster (VVZ) y es muy frecuente y contagiosa, aunque rara de ver antes de los seis meses de vida ya que los niños menores de esta edad suelen tener anticuerpos protectores procedentes de la madre. Es más frecuente en invierno y en primavera.

Se contagia a través de secreciones y de las lesiones que produce en la piel (las famosas vesículas). Un niño es contagioso desde un par de días antes de tener lesiones en la piel hasta que todas ellas estén en fase de costra (secas).


Qué síntomas produce
Tiene un periodo de incubación de un par de semanas y al inicio puede dar fiebre, pero lo típico de esta enfermedad es la aparición de una erupción en la piel que empieza en forma de pequeñas manchas que luego pasan a pápulas y finalmente a las conocidas vesículas, que semejan pequeñas gotitas de agua rodeadas de piel de color rojo. Cuando estas gotas de líquido se rompen es cuando se secan y pasan a fase de costra. También es muy típico encontrar lesiones en diferentes estados (manchas, pápulas y vesículas, todas a la vez). Es lo que se denomina “imagen en cielo estrellado” y es una de las imágenes más típicas de la varicela. Estas lesiones suelen picar mucho y se extienden por todo el cuerpo incluidas las mucosas, por lo que no es raro verlas en boca o incluso en genitales.

Qué complicaciones puede generar
Los niños con mayor riesgo de padecer un cuadro grave son los más pequeños (lactantes) y los adolescentes. También son de riesgo aquellos que tienen una enfermedad de base, los inmunodeprimidos o los que reciben fármacos inmunosupresores como los corticoides.

Entre las complicaciones de la varicela se encuentran:
Infección bacteriana de las lesiones: es muy frecuente y se produce como consecuencia del rascado de los niños. Se deben tratar para que no quede cicatriz, generalmente con pomadas con antibiótico pero sobre todo evitando el rascado.
Neurológicas: procesos como encefalitis, meningitis u otros, son muy raros pero se han descrito, por lo que ante cualquier síntoma neurológico (sobre todo en los niños descritos como de riesgo) se debe acudir siempre un urgencias.
Neumonías: se suelen ver en niños inmunodeprimidos.
Otras: poco frecuentes pero posibles, son la inflamación articular o el Síndrome de reye por administración de ácido acetilsalicílico (por eso ya no se usa en niños).

Cómo se diagnostica
Todo niño con sospecha de varicela debe ser llevado al pediatra para una valoración. En general la historia clínica y la exploración suelen ser suficientes para establecer un diagnóstico claro. El pediatra indagará sobre antecedentes, enfermedades o tratamientos de base del niño que puedan empeorar el pronóstico o favorecer el riesgo de aparición de complicaciones. En los casos dudosos, graves o con mayor riesgo de complicaciones o de contagio a personas susceptibles de padecer infecciones graves (como inmunodeprimidos) puede ser necesario realizar un diagnóstico certero, mediante el estudio o cultivo de muestras del líquido de las vesículas.

Cómo se trata
Las medidas generales van enfocadas a los síntomas: se deben dar baños frecuentes con jabones hidratantes (por ejemplo, de avena) y mantener una escrupulosa higiene tanto en los niños como en los adultos para evitar el contagio por contacto con las vesículas que se puedan romper. Cuando estas se rompen, las heridas se pueden curar con preparados como la Cristalmina®, especialmente indicados en menores de dos años al no contener yodo, que puede absorberse por la piel en los lactantes. A veces, para el tratamiento de las heridas puede ser útil el uso de preparados como Dermatix®, que ayudan a tratar y a prevenir la aparición de cicatrices grandes, o Mepiform®, que previene y reduce la aparición de cicatrices.

En caso de picor se pueden preparados para la piel como la Talquistina®, antihistamínicos (pautados siempre por un pediatra) y para la fiebre paracetamol o ibuprofeno, pero no ácido acetilsalicílico por el riesgo de producir un Síndrome de Reye, de enorme gravedad.

Existe un fármaco específico para el virus de la varicela, el aciclovir, pero sus indicaciones son limitadas ya que no está libre de toxicidad y efectos secundarios. Normalmente debe ser pautado por un Pediatra y se utiliza cuando existen niños de riesgo o con complicaciones. Entre ellos están los cuadros graves que requieren ingreso, los niños mayores, los que tienen enfermedades de base, los recién nacidos o los inmunodeprimidos, entre otros.

Qué pronóstico tiene
En general es muy bueno y la inmunidad se adquiere de por vida. El problema reside en la presencia de complicaciones o cuando se afecta un niño con alguno de los factores de riesgo descritos. En cualquiera de esos casos se debe acudir a un Pediatra para que éste valore la oportunidad de que el niño pueda beneficiarse de tratamiento en función de sus circunstancias individuales. Para prevenir el Síndrome de Reye un niño que haya pasado la varicela recientemente no debe tomar ácido acetilsalicílico durante la infección ni durante varias semanas tras ella.

Cómo se puede prevenir
La Asociación Española de Pediatría recomienda vacunar a los niños frente a este virus, con lo que se consigue evitar la enfermedad o pasar formas leves de esta. En casos de niños de alto riesgo por enfermedades de base o complicaciones añadidas, si sufren una exposición frente a un niño que padece la enfermedad en fase contagiosa, pueden beneficiarse del uso de un fármaco muy específico denominado inmunoglobulina varicela-zoster.

Si te ha gustado esta entrada, puedes apoyarme comprando o recomendando mi última novela, Holocausto Manhattan, en digital o en formato papel. Te lo agradeceré mucho.

Anuncios

2 pensamientos en “Varicela

  1. Pingback: La guardería | No todo es pediatría

  2. Pingback: Reactivación de herpes zoster | No todo es pediatría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s