Sueño retrasado en los Adolescentes.

437El denominado síndrome del sueño retrasado en adolescentes consiste en un cuadro en el que, de forma normal, los adolescentes retrasan la hora en la que se despiertan por las mañanas.

Se produce porque en todos los adolescentes, de forma fisiológica (es decir, normal) se produce un retraso de la fase normal de sueño y por tanto del despertar diurno. Sin embargo, en algunos casos en los que no se instauran medidas adecuadas, puede constituir un problema ya que les impide llevar un horario normal, que incluso puede prolongarse durante años o, en casos puntuales, durante la vida adulta.

Qué síntomas produce el sueño retrasado en los adolescentes.
En realidad, lo único que sucede es que son niños que se acuestan tarde y se levantan tarde, siendo su patrón de sueño completamente normal. El mayor problema es que se pueden acostumbrar a ese horario por lo que, si no se corrige, les termina costando mucho cambiar ese patrón. Eso es algo que les puede perjudicar en sus estudios, generando cuadros de rendimiento bajo a los que a veces se les busca otras explicaciones.

¿Qué complicaciones puede producir?
La principal complicación de este cuadro es que el adolescente se acostumbre a ese horario e interfiera con su vida normal, generando incluso un bajo rendimiento escolar. En casos concretos, este patrón se puede prolongar años o llegar incluso a la vida adulta, lo que puede interferir con la realización de estudios o la posibilidad e integrarse en el mercado laboral, a largo plazo.

Cómo se diagnostica el sueño retrasado en adolescentes.
Normalmente se sospecha en adolescentes cuyos padres acuden a la consulta relatando bajo rendimiento escolar o cansancio habitual. El pediatra valorará, mediante la historia clínica y la exploración, la presencia o ausencia de datos que puedan hacer pensar en otros procesos, como anemias o infecciones, entre otros, como causa del cuadro. Descartadas esas causas y con unas preguntas acerca de los hábitos de sueño, se suele diagnosticar este cuadro.

¿Se puede tratar?
Sí, basta con ir variando de forma progresiva el horario del adolescente, hasta adaptarlo al que tiene que cumplir para tratar de ajustar ese desfase. Lo ideal es hacerlo de forma progresiva y cuidarlo mucho cuando llegan las vacaciones, como las de verano o de Navidad, ya que hacerlo de forma brusca suele provocar rechazo por parte del adolescente.

Qué pronóstico tiene.
En general es bueno, si se corrige a tiempo. En caso de no hacerlo puede suponer un problema para el niño, aunque con el tiempo lo normal es que lo termine corrigiendo.

¿Cómo prevenir el sueño retrasado?
Se puede prevenir mediante hábitos de higiene en el sueño, de forma que el adolescente se acostumbre a levantarse a una hora adecuada, aunque se acueste tarde. De esta forma tenderá a acostarse antes, debido al cansancio, con lo que se va corrigiendo el patrón de sueño. En los periodos vacacionales, la adaptación al horario escolar deberá hacerse con tiempo y de forma progresiva.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s